fbpx
guayaquil

Guayaquil es un centro de tránsito popular para los viajeros, ya que es el hogar del segundo aeropuerto internacional más concurrido de Ecuador. También es la única conexión a las Islas Galápagos y tiene una terminal de autobuses importante para aquellos que viajan por todo Ecuador y hacia Perú. Por lo tanto, Guayaquil es a menudo un lugar en el que los viajeros se detienen cuando viajan por Ecuador.

Por lo tanto, muchos visitantes que se dirigen a otro lugar se encuentran pasando por esta ciudad y preguntándose ¿Vale la pena visitar Guayaquil? Y desde aquí decimos que sí. Por ejemplo, este recorrido gratuito para visitar y disfrutar 7 templos en un full day.

La Catedral Metropolitana San Pedro Apóstol de Guayaquil

El templo se ubica donde estuvo la primera iglesia matriz de la Ciudad Nueva. Desde su pretérito edificio de madera repiquetearon las campanas anunciando la Aurora Gloriosa, el 9 de Octubre de 1820. Se eleva a Catedral, 18 años después.

Si el visitante se detiene frente a la fachada dos imponentes torres con agujas neo-góticas lo sorprenderán. Detrás de ellas, la imagen de Santiago el Mayor. Hacia el centro un hermoso rosetón, con un vitral colorido tiñen la luz que ingresa al interior.

El pórtico posee un arco ojival, y su maciza puerta posee cuatro bajorrelieves de un toro, un ángel, un águila y un león -todos con alas- y un libro.

La Catedral de Guayaquil está llena de luz. El Altar Mayor esta elevado, diez escalones son necesarios transitar para subir a él. En clara alusión a los diez mandamientos de la tradición judeo cristiana. El templo de cruz latina posee un crucero esplendido.  A la izquierda del Altar Mayor, está el denominado -retablo del Perpetuo Socorro, una hermosa obra realizado en mármol de Carrara. Enfrentado a él, se distingue la capilla del Santísimo, y bajo el altar, la cripta funeraria de la iglesia

Aquí puedes reservar una visita guiada por Guayaquil. En este tour descubrirás el patrimonio cultural de la “Perla del Pacífico”.

Basílica Menor Nuestra Señora de La Merced

Image result for Basílica Menor Nuestra Señora de La Merced guayaquil

Su reconstrucción data de 1936 con un diseño inspirado en la escuela neogótica. Es el templo de la Orden Mercedaria que llegó a esas tierras a finales del siglo XVII.

Recorrer este templo es llenarse de emoción estética. Contemplar sus arcadas ojivales es regresar a los tiempos del medioevo gótico. En la nave izquierda el visitante encuentra la imagen de la Virgen de la Merced, y a su lado, una joven que toca la orla de sus vestiduras.

El ábside octogonal deja penetrar un bella luz que inunda el recinto. El retablo del Altar Mayor posee la imagen de Nuestra Señora de la Merced vistiendo el hábito con la Cruz Templaria de cuatro brazos iguales.

La Iglesia San José de Guayaquil

Image result for La Iglesia San José de Guayaquil

Este templo se construyó en 1905, es una de las primeras edificaciones de hormigón armado de Guayaquil.

La iglesia posee una torre con tres campanas realizadas por la Casa Paccard de Saboya en Francia. También tiene una terraza rodeadas por balaustres y decorados con forma de jarrones. Además, hay un vitral en forma de rosetón de ocho pétalos que recuerda las ochos beatitudes de la teología cristiana.

Otro de los atractivos, es la imagen de la Santa ecuatoriana, Narcisa de Jesús Martillo Morán, confeccionada por artesanos locales.

Iglesia de San Agustín

iglesias en ecuador

Su primera construcción data de 1573, cuando la Orden de San Agustín se estableció en Guayaquil. Luego de dos incendios, en 1913 se inició la construcción del templo actual.

Su Altar Mayor es semicircular como una forma de abrazar al feligrés. En el recorrido se valora la añeja cerámica policromada del piso, con las líneas de los diseños mudéjares de la edificación árabe.

El altar menor de la nave izquierda es barroco, posee imágenes talladas en madera, sobre relieves de mármol. Por otra parte, el altar de Santa Rita, también barroco, tiene figuras talladas en madera, pintadas como mármol. Por su parte el de San Nicolás de Tolentino, posee monograma Jesús hombre solar.

Guayaquil y la Iglesia de San Alejo

guayaquil

Cambio su nombre a San Alejo en 1821, pero su historia se remonta al siglo XVIII, en esa época se conocía como Capilla del Astillero.

El templo conserva las imágenes de Santa Martha, la Virgen de la Merced, el Señor de la Portería, el de la Buena Esperanza y San José, que son las más antiguas, todas de vestir. Además, tiene imágenes de yute y yeso también de la colonia como Santa Ana y San Joaquín; y de madera, elaboradas por artesanos de Guayaquil y Cuenca como la Virgen de La Merced y el Señor de Los Azotes.

Iglesia Santo Domingo

Es la primera iglesia de Guayaquil, construida en 1548 durante la época colonial. Ha tenido cinco reconstrucciones, y en su patio interior se conserva un muro de tapial de 500 años de antigüedad.

También su interior exhala un aire colonial: robustos muros y una alta nave central abovedada que instiga al silencio. Tres naves que conforman el alegórico diseño del edificio: la lateral izquierda, asimilable a la misericordia, la nave derecha alude a la justicia, y la central enlaza los dos significados en el Amor.

Nuestra Señora de los Ángeles de Guayaquil

Si bien se reconstruyó en el siglo XX data de 1787, su estructura original era de madera. El perfume de una fábula empapa el templo. Dice la lengua popular que, en los primeros años del siglo XVIII, que una iglesia con torre, en la entonces calle de Los Franciscanos, corría riesgo de derrumbe, ante lo cual – el gobernador recomendó a la Diócesis derrumbar la torre.

Ante la no acción de los sacerdotes, el gobernador, aprovechando la fiesta de Santiago en que la población estaba en la calle de la Orilla, ordenó a una cuadrilla que demoliera la torre. Cuando esto ocurrió, la noche se hizo más oscura, tan oscura como una boca de lobo y después de un silencio, se escuchó un aletear incesante de alas. Al siguiente día, el gobernador fue a inspeccionar el lugar y encontró, con sorpresa, la torre en pie; preguntó a Fray Simplón, a cargo de la Diósecesis cómo se había producido tal maravilla, a lo que este respondió:

“Fueron las palomas, que, con ramitas y tierra, reconformaron sus paredes de adobe”

Y desde entonces, las palomas acompañan a la iglesia.

Miguel Cabrera
Author: Miguel Cabrera

Periodista especializado en turismo religioso

©2020 Los Cabrera Comunicación - ISSN 2683- 8435

Contactenos

No estamos online ahora mismo. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account