fbpx
basilica nuestra señora de la guardia

Estamos en Génova, en Italia habiendo vivido gran parte de mi infancia dentro de una escuela que lleva el nombre de Nuestra Señora de la Guardia. No podíamos dejar de visitar el lugar donde Nuestra Madre le pidió a un humilde campesino una capilla en su honor, esto paso un 29 de Agosto de 1490.

basilica nuestra señora de la guardia

Llegamos con mi esposa sin tener mucho detalle de que había en el lugar, solo que era el lugar donde Nuestra Señora de la Guardia había hecho una aparición.

Comenzamos a recorrer el Santuario admirados por su belleza y con profunda emoción. Bajo esta advocación esta consagrada la parroquia donde oramos con mi esposa mucha veces, hasta cuando el templo está cerrado hemos parado cerca de su imagen a pedir o agradecer algo.

A los pocos minutos nos damos cuenta que estaba comenzando la misa y por supuesto nos quedamos a pesar de no hablar italiano. La misa se comprende de todas formas, ya que la Palabra del Seńor trasciende lenguajes.

El sacerdote de la Basílica Nuestra Señora de la Guardia

nuestra-senora-de-la-guardia padre marco
Horacio y su esposa con el padre Marco

El sacerdote, de Nuestra Señora de la Guardia, dio una homilia simple pero profunda, de esas que te tocan el corazón. Salimos de la misa plenos, fuimos a la capilla de las apariciones, a unos 200 metros de la Basilica. Allí compramos algunos souvenirs en el local.

Tuvimos la gracia de ver al sacerdote de la homilia conversando con una personas, lo esperamos para pedirle la bendición de los regalos recién comprados.

El sacerdote accedió de inmediato y nos pusimos a conversar. Resultó que él había estado en nuestro templo en Bernal, en la provincia de Buenos Aires, Argentina. Y no solo había estado allí, sino que era quien había bendecido la imagen donde nosotros rezamos.

Para finalizar tuvo un gesto de máxima humildad cuando le pedimos una bendición y tomo nuestras manos y beso nuestros anillos de bodas.

Tips para visitar la Basílica

Génova es una ciudad difícil, pero con cuidado se puede hacer todo. Llegar al Monte Figogna es engorroso, y en transporte publico se pierden casi tres horas para unos pocos km, como consejo compartir un taxi. El lugar es especial para todos, pero más aún para los que pasamos por alguna casa con el nombre de Nuestra Señora de la Guardia o bien alguna casa de Don Orione, para quien fue muy importante. Traten de conocer al Padre Marco Granada, un ser muy especial.

La nota completa se publico en Misioneros Digitales en 2018.

misioneros digitales, bitácora del peregrino
Horacio Espinosa
Author: Horacio Espinosa

Casado con Andrea y padre de dos hijos. Analista de Sistemas pero salesiano por sobre todas las cosas. Siempre nos apasionó viajar y desde hace algún tiempo atrás nos hemos convertido en peregrinos. Peregrinar es una opción que consiste en caminar con fe y corazón permeable a lugares santos, por lo que uno puede andar así por su propia ciudad y sin necesariamente moverse muchos kilómetros. Dios me hizo este regalo y lo comparto con ustedes.

©2020 Los Cabrera Comunicación - ISSN 2683- 8435

Contactenos

No estamos online ahora mismo. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account