fbpx

Saboya, tierra de mil tesoros

saboya turismo religioso en francia

La tierra histórica de Saboya surgió como la comarca feudal de la casa de homónima del siglo XI al XIV. Ese territorio hoy corresponde a Francia, Italia y Suiza. En la Edad Media perteneció al Sacro Imperio Romano Germánico. Saboya se concebirá francesa en 1860. En nuestra actividad de turismo religioso, decidimos recorrerla.

Salida de Chambéry, Hautecombe

Hautecombe en Saboya, no es un monumento como cualquier otro. Para comprender plenamente el espíritu del lugar, es necesario caminar hacia él en silencio, pasarlo por alto, dar la vuelta.

La sinuosa D914 hacia el Col du Chat serpentea a través de los pliegues del Mont Charvaz entre pinos. Una curva, a la derecha, nos despierta a un mirador que ofrece una vista impresionante de la Abadía de Hautecombe y las aguas translúcidas del Lac du Bourget, el lago natural más magno de Saboya en Francia. Hautecombe, no es un monumento como cualquier otro. Para comprender plenamente el espíritu del lugar, es necesario caminar hacia él en silencio, pasarlo a su lado, tocarlo.

El lugar es majestuoso allí están enterrados 42 príncipes y princesas de Saboya. Su interior posee una armonía soberbia de estuco y mármol, un verdadero regalo para los ojos. En el siglo XIX, el rey de Cerdeña, Charles-Félix, quiso ofrecer a sus antepasados ​​un mausoleo digno de su autoridad. Lo logró. Estatuas, frescos, bajorrelieves, en cada rincón el gótico trovador se enuncia.

El resto del monasterio, ocupado por la colectividad de Chemin-Neuf desde 1992, es más sobrio. Bajo las grandiosas arcadas semicirculares de la galería norte, un museo muestra fragmentos de capiteles, estatuillas y lápidas encontradas en el sitio durante las campañas de restauración.

Contemplo el lago y recuerdo que es aquí donde Alphonse de Lamartine habría salvado a Julie Charles, su musa y amante, de las aguas

Saboya Notre-Dame-des-Vernettes

Notre-Dame-des-Vernettes se halla al pie de la Aiguille Grive, para llegar hay que realizar una caminata, de dificultad baja, de unos treinta minutos.

Notre-Dame-des-Vernettes se halla al pie de la Aiguille Grive, para llegar hay que realizar una caminata, de dificultad baja, de unos treinta minutos. Este es uno de los sesenta y cinco santuarios barrocos repartidos por el valle.

Su exterior, de paredes blancas, no permiten imaginar la profusión del interior. Allí, la mirada se pierde en un torbellino de formas, colores y luces. Después del Concilio de Trento, la Iglesia Católica esgrimió este nuevo arte para restituir su imagen, empañada por las Guerras de Religión, y para bañar la fe. Seamos cristianos o no, todos logramos hallar algo en este catecismo ilustrado.

Hermitage Saint-Germain

El famoso obispo de Ginebra elijo este lugar apartado para pasar los últimos años de su vida en Saboya

La región de Talloires, se encuentra a orillas del lago de Annecy, allí está la ermita Saint Germain. La misma se construyó, en 1780, sobre la cueva donde Germain, primer prior de la abadía de Talloires, vivió como ermitaño de 1033 a 1060. El famoso obispo de Ginebra elijo este lugar apartado para pasar los últimos años de su vida. La memoria del santo hombre vive allí a través de una rica colección de documentos, tablas y objetos.

Saboya, Iglesia de Notre-Dame-de-All-Grâce

la iglesia Notre-Dame-de-All-Grâce. Este atrevido proyecto arquitectónico, iniciado en 1938, rompe por completo con el estilo sulpiciano en saboya

Pasé Cluses, Sallanches, Le Fayet y continúo por la D43, la etapa final de mi viaje montañoso me lleva a Passy, ​​en el valle de Arve. Frente a los vertiginosos escarpes del macizo del Mont-Blanc, destaca un campanario de piedra de cantera, el mirador de la iglesia Notre-Dame-de-All-Grâce. Este atrevido proyecto arquitectónico, iniciado en 1938, rompe por completo con el estilo sulpiciano. Como lo hace la Villa Saboya.

Siguiendo el modelo de los chalés de Saboya, la obra de Maurice Novarina, firmemente anclada al suelo, sirve de telón de fondo para una multitud de grandes artistas contemporáneos, creyentes o no: Rouault y Bazaine para los vitrales. Bonnard, Matisse, Braque, Léger y Chagall para la decoración de paredes. También Richier y Lipchitz por las obras esculpidas. Es como tener todos los grandes nombres del Centre Pompidou en este lugar de Saboya.

amadeo de saboya

Horacio Espinosa
Author: Horacio Espinosa

Casado con Andrea y padre de dos hijos. Analista de Sistemas pero salesiano por sobre todas las cosas. Siempre nos apasionó viajar y desde hace algún tiempo atrás nos hemos convertido en peregrinos. Peregrinar es una opción que consiste en caminar con fe y corazón permeable a lugares santos, por lo que uno puede andar así por su propia ciudad y sin necesariamente moverse muchos kilómetros. Dios me hizo este regalo y lo comparto con ustedes.

©2020 Los Cabrera Comunicación - ISSN 2683- 8435

Contactenos

No estamos online ahora mismo. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account