fbpx

La Capilla Milagrosa de Loreto, en Santa Fe

turismo religioso en los estados unidos

La Capilla Milagrosa de Loreto es un punto de encuentro entre quienes hacen turismo religioso en Estados Unidos. En lo profundo del suroeste de los Estados Unidos se encuentra la Ciudad de la Santa Fe, allí en la década de 1800 siete monjas establecieron una escuela para niñas, y cuando llegó el momento, construyeron una capilla. Aquí es donde comenzó la leyenda de la escalera de la Capilla Milagrosa de Loreto, y desde entonces, turistas y peregrinos han acudido en masa a la iglesia para echar un vistazo al milagro de Santa Fe: las escaleras de su capilla.

Historia de la Capilla Milagrosa de Loreto

Vista del Coro de la Milagrosa Capilla de Loreto
Vista del Coro de la Milagrosa Capilla de Loreto

Durante 1872, Jean-Baptiste Lamy, Francés de nacimiento, es elegido el primer obispo de la diócesis entonces decidió construir una capilla bajo la advocación de Nuestra Señora de la Luz en 1873. La Congregación de Hermanas de la Beata María Virgen de Loreto mantendría la capilla.

Construida en el popular estilo neogótico, toda el templo fue diseñado por el arquitecto francés Antoine Mouly. Desafortunadamente, Mouly nunca vivió para ver el trabajo completado. La estructura estaba sólida y casi terminada en 1878. Lo único que faltaba era un medio para ascender al coro. La capilla no era el santuario más grande del mundo, por lo que se dictaminó que una escalera estándar era demasiado grande para ser práctica.

Sin una forma de llegar al coro, la capilla no podría funcionar correctamente. Mientras los miembros de la industria de la construcción debatían las posibles propuestas, sugerencias e ideas, las Hermanas consideraron que esto no era más que una prueba de su fe.

El Milagro

En algún momento alrededor de 1880, toda la orden comenzó a orar a San José, el santo patrono de los carpinteros, para que las ayudara con una solución para las escaleras de la capilla. En el noveno día de oración, un visitante llegó a su puerta con su mula y algunas herramientas. Lo primero que el hombre les reveló a las Hermanas fue que era carpintero de oficio. Fue invitado a entrar y descubrió el dilema dejado atrás con el fallecimiento prematuro del arquitecto original. El trabajador dijo que era posible construir una escalera útil al coro sin quitarle mucho espacio a la nave del templo. La única condición que les impuso a las Hermanas fue que tendría que trabajar en privado.

Las religiosas estaban muy complacidas de aceptar estos términos si eso significaba terminar su escalera. Algunas de las Hermanas afirmaron que vieron madera empapada en tinas que le proporcionaron. Los informes hechos en ese momento se contradicen entre sí. Algunos insisten en que la construcción se completó rápidamente, mientras que otros informaron que tomó más tiempo de lo necesario.

El carpintero Capilla Milagrosa de Loreto, desaparece

Cuando se terminó la escalera de caracol, las Hermanas quedaron encantadas con el resultado. Tanto es así, que organizaron un banquete en honor al carpintero. Fue entonces cuando lo descubrieron desaparecido. En ningún momento de su trabajo se identificó. Nunca pidió ni recibió pago por su trabajo o incluso suministros. Exactamente quién era este hombre es solo uno de los muchos misterios que rodean la escalera de la Capilla Milagrosa de Loreto.

Misterios de la construcción de la Capilla Milagrosa de Loreto

Vista del Coro de la Milagrosa Capilla de Loreto
La foto de la izquierda se ha borrado digitalmente la baranda, asi lucia originalmente

Otro misterio es la construcción de la propia escalera. No hay columna central ni vigas de soporte, y parece que todo el peso es autoportante en la base. El artesano no usó clavos ni pegamento; solo usó clavijas de madera para asegurar los escalones. Además, no había barandas. La leyenda dice que algunas de las monjas tenían tanto miedo de descender que se arrastraban sobre sus manos y rodillas. Solo hay 33 escalones, sin embargo, la escalera se envuelve alrededor de 360 ​​grados dos veces. El número 33 es un número significativo, siendo la edad de Jesús en su crucifixión. Las Hermanas insistieron en que fue el mismo José quien vino a rescatarlas. Por eso es por lo que muchos la denominan la Escalera de San José.

Cuando se contactó a los proveedores comerciales locales en un esfuerzo por rastrear a este artesano, ninguno de ellos pudo ayudar en las consultas de ninguna manera. No se pudo recuperar ninguna factura de venta y se descubrió que la madera que se utilizó era de un tipo desconocido. Cualquiera que sea la madera que se utilizó, no era autóctona del área de Santa Fe.

Conclusión

Un análisis moderno reveló que la madera era de abeto, pero una variedad con la que nadie estaba familiarizado. Se concluyó que el lugar más cercano posible para la madera de este tipo habría sido algún lugar como Alaska. ¿Por qué un carpintero victoriano transportaría montones de madera con nada más que una mula, solo por la remota posibilidad de que pudiera ser necesaria para construir una escalera a miles de kilómetros de distancia?

Claramente en tu próximo viaje de turismo religioso a nivel mundial debes agendar para visitar la Capilla Milagrosa de Loreto, en Santa Fe.

Angel Fernandez
Author: Angel Fernandez

Historiador

©2020 Los Cabrera Comunicación - ISSN 2683- 8435

Contactenos

No estamos online ahora mismo. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account