fbpx

Señor del Gran Poder, la fiesta máxima de La Paz, Bolivia

señor del gran poder turismo religioso

La fiesta del Señor del Gran Poder, es una celebración religiosa que acontece en la ciudad de La Paz, en el altiplano boliviano. Se celebra anualmente, el último sábado de mayo o el primero de junio.

Es una expresión cultural sincrética. Donde lo católico se amalgama con tradiciones del Aymara. Danza y música tiene como epicentro las calles paceñas a más de 3.500 metros sobre el nivel del mar. Por ejemplo, en la víspera del desfile, los participantes realizan su promesa al Señor. Se comprometen a bailar durante tres años consecutivos, para que sus deseos se hagan realidad. Esta promesa se acompaña de una ceremonia a la Pachamama (Madre Tierra). Allí se quema un conjunto de objetos de azúcar como ofrenda, para solicitar la protección durante la celebración del Gran Poder y también para la vida cotidiana.

La Paz, Capital Iberoamericana de la Culturas, presentó una postulación en 2017, para que la fiesta del Gran Poder se declare Patrimonio de la Humanidad (Unesco).

El Señor del Gran Poder ¿Cómo nace su devoción?

El Señor del Gran Poder proviene de la creencia de que Dios es amor y que el amor genera un poder que derriba a todos los obstáculos.

El origen de la devoción de El Señor del Gran Poder se remonta al 8 de diciembre de 1663. Ese día se funda el convento de las Convento de las Madres Concepcionistas . La historia relata que aquellas jóvenes que quisieran entra debían llevar una imagen. Genoveva Carrión llevó, ese día, un cuadro con una imagen con tres caras, simbolizando la Santísima Trinidad. Ese hecho causo causó una gran polémica.

A principios del siglo pasado, un devoto decidió retocar la imagen y dejarla con una sola cara. Después de este acto, muchos devotos recibieron los favores del Señor, y así fue como se propagó la veneración de la imagen.

La imagen de este Señor del Gran Poder tiene una apariencia diferente al patrono de Sevilla. Aquella es una escultura de cristo cargando la cruz. En La Paz se aprecia a Jesús con los brazos abiertos. Esto se debe a que también se borró el triángulo invertido que pendía de sus manos clásica de las representaciones de la Santísima Trinidad de rostro trifásico.

Disfraces en torno a la festividad

Fiesta-del-Gran-Poder-la-paz-bolivia mascara

Cada año, más de 30,000 bailarines que representan los barrios y grupos folklóricos de La Paz, bailan a lo largo de una ruta de 6 kilómetros por las calles de la ciudad. mostrando la rica y diversa cultura boliviana.

Inspirados en eventos históricos, los trajes de conquistador, inca, esclavo e indígena son brillantes y hermosos con faldas voluminosas, sombreros cubiertos con cintas y máscaras elaboradas. Los extravagantes trajes hechos a mano tardan alrededor de seis o siete meses en confeccionarse con costureras que importan telas finas, lentejuelas e hilos del extranjero.

Cuando se trata del festival, no se repara en gastos. Galvanizados por su fe y gratitud, cada artista cree que su desperdicio monetario será compensado por el Gran Poder, que devolverá todo lo que le entreguen en ese momento. 

Con un peso de alrededor de 25 kilogramos cada uno, no sorprende que los trajes con joyas sean todo un desafío para bailar. Sin embargo, los bailarines creen que si actúan durante 3 años, sus deseos serán concedidos por la imagen milagrosa de Cristo.

Las etapas de la fiesta del Señor del Gran Poder

Caracterizando las celebraciones de la Fiesta de Gran Poder hay tres etapas integrales:

El preste

En los tres días previos al festival, se llevan a cabo varias fiestas en toda la comunidad que involucran misas, música, bebidas y fiestas en honor a Jesús del Gran Poder. El enfoque principal en cada una de las partes es el presente. Tradicionalmente una persona de prestigio en la comunidad que paga por toda la fiesta.

La ch’alla

La Ch’alla es un ritual realizado a la Pachamama (Madre Tierra) para los cultivos y las frutas que ha proporcionado durante todo el año. Durante el ritual, los miembros de la comunidad preparan ofrendas, vertiendo bebidas en el piso como símbolo de proveer para la tierra.

El convite y la promesa

La última etapa es la Promesa, un aniversario religioso que tiene lugar el mismo día de la Fiesta del Gran Poder, donde los miembros de la comunidad piden favores y prometen participar en el festival como bailarines o prestes. La quema de la mesa ceremonial se realiza como una ofrenda para garantizar la seguridad y la salud de los participantes del festival en el presente y en los días futuros.

©2021 Los Cabrera Comunicación ISSN 2683-8435

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account