fbpx

Fiesta en San Ignacio de Moxos

turismo religioso en bolivia moxos

El 30 de Julio de todos los años, exactamente a las 14:00 inicia el primer día de celebraciones de la gran Fiesta en San Ignacio de Moxos, en honor a su Santo Patrono, el protector sagrado de los Moxos. Este es uno de los mejores festivales de la Amazonía y es ideal para agendendarlo en tus salidas de turismo religioso por Bolivia. San Ignacio de Moxos fue fundada en 1689 por los misioneros jesuitas Antonio de Orellana, Juan de Espejo y Álvaro de Mendoza. Su primera ubicación fue a 32 kilómetros al sur de la ubicación actual de San Ignacio. La estructura de su templo es similar al que encontramos en la Chiquitanía.

Fiesta en San Ignacio de Moxos

Rigurosamente hablando, el festival en San Ignacio de Moxos comienza el 22 de julio y tiene una iniciación extraña. La pequeña imagen del Santo del templo principal peregrina cada noche hasta el 25 de julio (Día de la Fiesta de Santiago), después de lo cual la misma estatua se adora como una imagen de San Ignacio durante el resto de la fiesta. Durante este tiempo cada familia del pueblo trae una imagen del Santo Patrono y la instala en su honor. Estas enfáticas romerías continúan durante otros cuatro días antes de que den comienzo las verdaderas fiestas.

La fiesta de San Ignacio de Moxos propiamente dicha

El 30 de julio, una procesión sale de la iglesia reuniendo macheteros (jóvenes locales vestidos de blanco con notables tocados circulares hechos con plumas de guacamayo), junto a achus (ancianos de la aldea con máscaras de madera y sombreros con fuegos artificiales) y músicos que tocan la melodía de Moxos, utilizando tambores, enormes flautas de caña. La procesión visita todas las casas del pueblo, devolviendo las imágenes de San Ignacio que habían sido depositadas en la iglesia y recibiendo a cambio comida y bebida. La sinuosa ruta termina en la iglesia, donde los participantes asisten a la misa, tras lo cual comienzan las festividades.

La Alegria de un pueblo en Moxos

La noche del primer día de fiesta de San Ignacio de Moxos comienza con enormes fuegos artificiales lanzados, fuera de la iglesia. Lo hacen dos familias locales, que ‘compiten’ entre sí a través de la fastuosidad de sus exhibiciones. Luego le toca a los achus, hombres y mujeres con grandes sombreros de cuero de copa alta con petardos chisporroteando en la parte superior, que corren entre la multitud, mientras todos gritan y huyen de ellos, riendo y gritando. Se come pescado fresco de río en abundancia, se bebe mucho y se exhibe artesanía local alrededor del pueblo.

En la mañana del segundo día se celebra otra misa. La pequeña estatua de San Ignacio se devuelve a la iglesia. En ese momento se extrae por primera vez una más grande del mismo santo para encabezar una segunda procesión. Eesta vez acompañada de políticos locales, autoridades religiosas, dignatarios invitados y otros dignas celebridades. Una vez que se prescinden de las formalidades, vuelve la fiesta. El segundo y tercer día están llenos de mucho baile y burlas de toros, cuando los lugareños intentan llamar la atención de los animales. Unos días después, San Ignacio de Moxos vuelve, como en el poema de Serrat, a su vida tranquila_ Solo para volverse salvaje nuevamente al año siguiente. Una clara marca de la importancia del turismo religoso

©2021 Los Cabrera Comunicación ISSN 2683-8435

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account