fbpx
Las 10 iglesias mas impactantes de Brasil

Te ofrecemos un tour virtual por las 10 iglesias mas impactantes de Brasil, que atienden a unos 18 millones de brasileños cada año.

La primera de las 10 iglesias mas impactantes de Brasil la Catedral Metropolitana de Rio de Janeiro

Con su estructura cónica poco ortodoxa (inspirada en las pirámides mayas) y largos tramos de vidrieras, la Catedral moderna de Río, diseñada por Edgar Fonceca, corta un perfil duro en el corazón de una de las ciudades más bellas del mundo. Puede albergar hasta 20 mil fieles a la vez. Desde la distancia la Catedral posee fachadas poligonales que se hacen eco de la mitra de un Obispo

Catedral de Brasilia

A pesar de todo el poder de los edificios gubernamentales que Niemeyer y Lúcio Costa diseñaron a mediados del siglo XX, puede ser la iglesia en el corazón de Brasilia la que mejor capture el espíritu utópico de la capital de Brasil. Sus 16 columnas en picado, conectadas por impresionantes ventanas acristaladas, parecen estallar en el cielo. Como pasa en muchas de las estructuras de Brasilia, sus planes utópicos no funcionaron perfectamente: la acústica es pésima.

Iglesia de São Francisco na Pampulha, Belo Horizonte

En el siglo XX, las iglesias servían tanto como los edificios del gobierno para expresar las ambiciones del Brasil moderno. Esta iglesia de Oscar Niemeyer, el primer edificio moderno en Brasil en recibir un estatus histórico, hace eco de las formas ondulantes del barroco brasileño. Posee cuatro arcos parabólicos, a la vez sobriamente funcionales y descaradamente alegres

Santuario de Bom Jesus de Matosinhos, Congonhas

Otro complejo importante de culto en Minas Gerais, es este grupo de edificios religiosos. El mismo presenta un ciclo principal de esculturas de esteatita, conocida como piedra o roca de jabón. Las realizó el escultor O Aleijadinho. En ellas se representan a los 12 profetas del Antiguo Testamento en policromía vibrante. Los feligreses llegan a la iglesia a lo largo de un camino en zigzag que pasa por pabellones más pequeños. 

Iglesia de San Francisco de Assis, Ouro Preto

Elevándose sobre la antigua ciudad de la fiebre del oro en el corazón de Minas Gerais, esta iglesia rococó de finales del siglo XVIII es la obra maestra también de O Aleijadinho, uno de los artistas más fascinantes de Brasil. Afligido por una discapacidad severa, creó esculturas y fachadas arquitectónicas con un cincel y un martillo asegurados a sus manos sin dedos. Sobre la entrada florida, Aleijadinho representa a San Francisco de rodillas, recibiendo los estigmas. 

Iglesia de Nosso Senhor do Bonfim, Salvador

Brasil es el país católico más grande del mundo. Pero las creencias cristianas se han fusionado con las tradiciones nativas y africanas en un sincretismo único. Incluso en Nosso Senhor do Bonfim, una de las iglesias mas impactantes de Brasil en el estado de Bahía. Su ceremonia más importante es una limpieza ritual que venera tanto a Jesucristo como a Oxalá, el dios creador de la fe Candomblé.

Monasterio de São Bento, Río de Janeiro

El catolicismo llegó a Brasil junto con los colonos de Portugal a principios del siglo XVI. A fines del siglo XVI, los monjes que viajaban hacia el sur desde Salvador erigieron esta casa de adoración. Posee una fachada sin pretensiones que oculta su rico interior. Es un ejemplo temprano de la exuberancia del barroco brasileño. Está equipado con un altar dorado y techos pintados. También con candelabros gigantes de plata, cada uno con un peso de más de 130 kilos.

Nossa Senhora do Rosário y São Benedito, otras de la iglesias mas impactantes de Brasil en el estado de Paraty

La riqueza del Brasil colonial, como se expresa a través de la arquitectura de su iglesia, era inseparable de la esclavitud de los brasileños nativos y de los africanos traídos al Nuevo Mundo. En Paraty, una ciudad vieja al oeste de Río de Janeiro, los esclavos construyeron las notables iglesias barrocas. También edificaron su propia casa de culto como esta, cuyo austero exterior no da indicios de los ricos altares policromos en su interior.

Iglesia y Convento de San Francisco, Salvador

Los frailes franciscanos establecieron un convento y una iglesia en Salvador, la primera capital del Brasil colonial, poco después de la llegada de los portugueses. Destruido durante las guerras con los holandeses, São Francisco fue reconstruido en el siglo XVIII con un interior salvajemente barroco. Además de los metros cuadrados de oro, techos y bóvedas hasta las retorcidas columnas de sacacorchos, la iglesia presenta azulejos portugueses. Todos representan la vida de San Francisco de Asís.

Monasterio de São Bento, Olinda, otra de las iglesias mas impactantes de Brasil

Mientras que muchas de las capitanías fundadas por los nobles portugueses quebraron a mediados del siglo XVI, la región nororiental de Pernambuco floreció gracias al comercio de la caña de azúcar. Olinda es una de las ciudades coloniales mejor conservadas de Brasil. Aquí se encuentra este monasterio dedicado a San Benito. Posee un imponente altar dorado y un sistema de asientos divididos. Los ricos se sentaban arriba en un entrepiso, los hombres libres al ras del suelo y los esclavos quedaban afuera. En 2001, el altar se llevó entero a Nueva York. Con motivo de la exposición: Brasil Cuerpo y Alman en el Museo Solomon R Guggenheim

Miguel Cabrera
Author: Miguel Cabrera

Periodista especializado en turismo religioso

©2020 Los Cabrera Comunicación - ISSN 2683- 8435

Contactenos

No estamos online ahora mismo. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account