fbpx

Las Sibilas qué tanto sabes de ellas

sibilas en la capilla sixtina

¿Las sibilas que eran en realidad? Muchos historiadores fijan su origen en la antigua palabra griega sibylla, que significa profetisa. Otros en cambio, dicen que el término es más antiguo, porque deriva del babilónico-arameo sabbail, que significa antigua persona de Dios.

Se han encontrado mención a las sibilas en materiales hallados en la zona cercana a Troya. Ellas son las Sibilas frigia, o helespóntica. Las colonias griegas de Asia también conocieron las suyas y algunas alcanzaron geografías más lejanas como la pérsica, la libia, la palestina o la egipcia que luego se deriva en la Agripa.

Para los autores clásicos había diez sibilas, luego la tradición cristiana amplió a dos más. Sus motes y lugares de origen alternan de acuerdo con el país y al escritor que las menciona. A pesar de ello, las más célebres, las sibilas de Libia, la Pérsica, de Helesponto, la Tiburtina, de Cumas, la Délfica, de Eritrea, la de Cimeria, la Frigia, la de Samos y de Marpeso.

Por su parte las sibilas paganas admitidas como profetisas de la Iglesia fueron la Tiburtina, la del Helesponto y la de Samos. La primera de estas sibilas predijo a César Augusto la llegada de Jesucristo, además de revelar que el futuro emperador Constantino se convertiría al cristianismo y que el Anticristo sería un judío de la tribu de Dan. Por su parte la sibila de Helesponto predijo la Crucifixión y por esta razón aparece persistentemente simbolizada con la cruz. La de Samos, por su parte, tenía un lugar especial por su concreta predicción de que Jesús nacería en un pesebre.

Las Sibilas en la Capilla Sixtina

  • sibilas capilla sixtina
  • sibilas capilla sixtina
  • sibilas capilla sixtina

Miguel Angel a la hora de estampar su impronta en la Capilla Sixtina en el Vaticano elige cinco de ellas. Sin embargo, a pesar del renombre de las sibilas mencionadas anteriormente, el pintor no las tuviera en cuenta. Son esos misterios que cubren la obra del florentino.

¿Y cuáles fueron las cinco sibilas que eligió Michelangelo para eternizar en una de las bóvedas del templo ¿Y qué lo motivó a elegir ese lugar y no otro? Siguiendo el orden en que fueron pintadas, la secuencia que se ve son las sibilas Délfica, de Eritrea, de Cumas, la Pérsica y la de Libia.

Algunos autores explicar esta elección tomando como referencia las Divinae Institutiones de Lactancio. Allí se mencionan a diez videntes de la Antigüedad, y Miguel Ángel decidió representar a las cinco primeras.

La localización de cada una de las sibilas también tiene su explicación. Los cuatro paneles en abanico que conquistan las esquinas de la Capilla simbolizan los cuatro exilios que soportaron los judíos, según el Libro de Daniel: Egipto, Babilonia, Persia y Grecia. En la bóveda, Michelangelo asoció cada sibila cerca del exilio que representa.

América las recibe

La llegada de las sibilas a América va de la mano con el virreinato de Nueva España en el siglo XVI. México es el país que desarrolló la mayor cuantía de series sibilinas en Hispanoamérica. El español Baltasar Porreño dejó su impronta de sibilas en Cuenca, año 1621. A partir de allí estos conjuntos estilísticos comenzaron a multiplicarse.

Sin embargo, autores afirmas que en antes de Porreño, hay varias series. Ellas son las que se encuentran en el Templo y exconvento de San Agustín de Acolman, en el valle de México. Otras sibilas se ubicaban en el Santuario de la Virgen de los Remedios en la misma capital azteca, hoy perdidas. Contemporáneos al pintor mencionado están las doce sibilas del pintor Pedro Sandoval del Palacio de la Minería. También hay obras individuales como las del Museo Histórico de Puebla.

Ya en del siglo XVIII están las ocho sibilas del castillo de Chapultepec, (éstas y las de la Minería, ambas series en la misma ciudad de México DC).

Las sibilas en la casa del Dean de Puebla

Las sibilas en la casa del Dean de Puebla

La casa del Deán Tomás de la Plaza y Goes, ubicada en Puebla de los Ángeles a metros de la Catedral, data de 1563, pero él la ocupó en 1580. En la actualidad se conserva su fachada manierista, el zaguán, el vestíbulo de entrada, un patio, una escalera, dos habitaciones en planta baja y dos en alta, una haciendo esquina. Por esas cosas de desapego a lo histórico el resto se demolió para construir un cine. Una capa de yeso protegió a las pinturas murales de los dos salones del primer piso. En 1955 se realizó una puesta en valor, sin embargo, especialistas aseguran que hubo muchos detalles cambiados.

Estas pinturas realizadas por pedido de dirección de su dueño, un clérigo culto e impregnado del espíritu renacentista, son uno de los escasos ejemplos de ornamentación sincrética en una edificación ni eclesiástica ni conventual, sino civil,

Iglesia do Senhor do Bonfim en Brasil

Iglesia do Senhor do Bonfim en Brasil
Sibilia Frigia

Construida por los militares en la segunda mitad del siglo XVIII, la Iglesia de Nosso Senhor do Bonfim se llamó inicialmente la Capilla de Nosso Senhor do Bonfim dos Militares, luego la iglesia sirvió a los mulatos disidentes de Irmandade do Rosário. La iglesia, construida en adobe y barro, se encuentra en medio de una calle llena de casas del siglo XVIII y forma un hermoso conjunto con las residencias. Construida sobre una plataforma de piedra, la iglesia tiene solo una torre. El interior es muy simple, con énfasis en el retablo en la parte inferior del altar, que se une a la pintura en el techo. En su interior se encuentra cuatro obras pintadas sobre las maderas de las paredes. Las mismas fueron realizadas por Silvestre de Almeida Lopes entre 1760 y 1800. Las sibilas retratadas son la Frigia, Triburtina, Líbica y Délfica

Las sibilas en Buenos Aires

Se han registrado en Buenos Aires tres grupos de sibilas

a) Doce sibilas en la sacristía de la iglesia de San Pedro González Telmo.

b) Cuatro sibilas en el tambor de la cúpula de la Catedral de Buenos Aires.

c) Ocho sibilas neoclásicas en el ex edificio de Obras Sanitarias de la Nación.

San Pedro Gonzalez Telmo

  • sibila cumana san telmo
  • Sibila Sanbethea san telmo
  • Sibila Frigia san telmo
  • sibila rodhia san telmo

La iglesia de San Pedro González Telmo, situada en la ciudad de Buenos Aires, en la calle Humberto I 340- cuenta, en su sacristía, con doce cuadros al óleo. Todos miden 91 x 117 centímetros. En la parte superior, están rotuladas como Elespóntica, Erithrea, Rhodia, Líbica, Cumana, Samia, Pérsica, Tiburtina, Délfica, Sanbethea, Erigia y Cumea. No hay referencias respecto del autor, así como tampoco sobre la fecha de factura y origen.

Todas tienen inscripciones en la parte inferior. El contenido de todos estos textos alude a la Historia Sagrada narrada en los Evangelios, salvo el caso de la Sibila Cumea cuyo texto revela, en cambio, el sincretismo religioso que hemos mencionado

Miguel Cabrera
Author: Miguel Cabrera

Periodista especializado en turismo religioso

©2020 Los Cabrera Comunicación - ISSN 2683- 8435

Contactenos

No estamos online ahora mismo. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account