fbpx

Lieja en Bélgica, un destino especial

Lieja en Bélgica, un destino especial

Durante gran parte de su historia, Lieja fue un centro de autoridad eclesiástica. Hoy llama a los aficionados a la historia, a los grupos de turismo religioso y a los que aman encontrar un viejo tesoro.

Durante unos 800 años, Lieja fue gobernada por un príncipe-obispo electo. El suntuoso palacio sigue en pie en el centro de la ciudad.

La ciudad, ahora con una población de casi 200,000 habitantes, surgió entre el río Mosa y la tumba de San Lambert . El joven rey Clovis IV (682-695) había otorgado a Lambert de Maastricht, primer obispo de Lieja, poderes temporales y espirituales sobre el dominio de su iglesia. Ahí reside el origen de la autoridad principesca conferida más tarde a los obispos de Lieja, y la razón por la cual la ciudad fue una vez muy rica e importante.

Este trasfondo histórico comienza a cobrar vida al ver la ciudad desde la colina de Minimes y al darse cuenta de que el primer verdadero príncipe-obispo, Notger (940-1008), construyó una nueva catedral, siete iglesias colegiadas, 30 iglesias parroquiales, una docena de conventos y el monasterios de St. Jacques y St. Laurent . Seis de las imponentes iglesias colegiadas siguen en pie.

Lieja en Bélgica, un destino especial
Retablo de la Catedral

Lieja, construida sobre la fe

La religión construyó esta ciudad, y los grupos de turismo religioso encontrarán mucho para ver, especialmente en el Distrito de la Catedral . Un paseo rápido por esta área de la ciudad lleva unas dos horas, pero permite mucho más tiempo para investigar todos los museos y sus preciadas ofertas.

El recorrido lo llevará a la Catedral Colegiata de San Pablo y su magnífico museo en un claustro recientemente renovado. Allí se pueden ver vitrales del siglo XVI, una imagen barroca de Cristo en mármol blanco y muebles destacados del siglo XIX.

También la iglesia de la abadía benedictina de St. James, fundada en 1015. Está construida en estilo gótico extravagante, con un interior descrito como “exuberante”, que incluye un órgano de 1600 tubos y vitrales singulares.

abadía benedictina de St. James
Abadía Benedictina de St. James

Más para contemplar

Numerosos templos todavía adornan la ciudad. En la hermosa iglesia románica de San Bartolomé, de dos torres , se encuentra uno de los objetos religiosos más notables de Lieja, la pila bautismal del escultor Renier de Huy, que la hizo en el siglo XII. La fuente, que data de entre 1107 y 1118, es una obra maestra de bronce del arte mosan que pesa media tonelada y está decorada en alto relieve con figuras de cinco escenas bautismales bíblicas. Es considerada una de las siete maravillas artísticas de Bélgica. La iglesia en sí fue construida entre 1010 y 1015.

Lieja en Bélgica, un destino especial
Pila Bautismal de San Bartolome

El Archeoforum , en el centro de la ciudad, muestra artefactos de más de 9000 años de historia que conducen mas alla de los orígenes de la ciudad. Se exhiben restos prehistóricos, paredes de una villa birromana y restos de edificios religiosos medievales. Hay visitas guiadas cada hora.

Lieja ofrece otras atracciones, desde un museo de transporte público y un jardín botánico, hasta paseos en bote por el río entre abril y octubre. Y cuenta con el mercado navideño más grande de Bélgica.

Lieja en Bélgica, un destino especial
Una sala del Archeoforum

Al investigar la historia de este municipio religioso-industrial, saldrá con una nueva perspectiva de la tercera ciudad más grande de Bélgica.

Maria Cristina Napolitano
Author: Maria Cristina Napolitano

María es guía local con una licencia oficial de la región de Campania

©2021 Los Cabrera Comunicación ISSN 2683-8435

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account