fbpx

Shikoku, ¿por qué todos quieren hacerla?

shikoku japon turismo religioso

Desde 1945, Japón ha formado un archipiélago de 6.852 islas, las cuatro más grandes son Hokkaido, Honshu, Shikoku y Kyushu, que representan el 95% de la superficie terrestre del país. De esas cuatro, la más pequeña es Shikoku que tiene además tiene la particularidad de recibir decenas de miles de peregrinos cada año. Un circuito de aproximadamente 1.200 km conecta 88 templos siguiendo los pasos de Kūkai, fundador del budismo Shingon.

shikoku japon turismo religioso
Templo en Shikoku – Turismo Religioso

Los henro (nombre que reciben los peregrinos) recorren la isla, en el sentido que quieran. Lo hacen solos o en grupo, a pie, en bicicleta, en coche o en autobús. Algunos templos ofrecen alojamiento, pero la mayoría de los caminantes pasan la noche en ryokan (posadas tradicionales) o minshuku (alojamiento en casas de familia). Durante el camino hay quienes ofrecen, de forma gratuita, frutas, bebidas y biscochos. Esta práctica de caridad, peculiar de Shikoku, ha sido parte de las costumbres locales durante siglos.

El peregrino encuentra su camino gracias a pegatinas rojas y blancas o la imagen de un peregrino con su bastón. Pequeñas estatuillas de piedra, cabezas rapadas, también marcan los caminos de la isla. Estos jizô, que generalmente llevan una gorra y un babero rojo de algodón o lana, representan a un Buda que se supone protege a los niños, pero también a los peregrinos.

Una particularidad que se da en Shikoku

En Japón el hábito si hace al monje porque la mayoría de los henro se diferencian de quien hace turismo religioso por su apariencia. Llevan un sombrero de paja, una campera blanca para simbolizar el duelo y la renuncia a la vieja vida, y un rosario de cuentas que representa las pasiones que hay que desprenderse para alcanzar la iluminación.

>>>Leer también Los 5 santuarios y templos para visitar en Hiroshima Japón <<<

Cuadrado y adornado con una campana. Así es el bastón de madera que usan los peregrinos. Simboliza la encarnación del espíritu de Kūkai, el monje al que está dedicada la peregrinación, que camina junto al henro. Este sacerdote fundó la Escuela Shingon en Shikoku en el siglo IX. Esta forma esotérica de budismo constituye una síntesis de las prácticas de un budismo multifacético que se había estado desarrollando en Japón desde el siglo VI.

“Buda está en todos nosotros y cualquiera puede convertirse en Buda incluso durante su vida”

Escuela Shingon

Una peregrinación particular

shikoku japon turismo religioso
Henros en Shikoku subiendo las escaleras para llegar al templo

En Shikoku, los henros escalan montañas, atraviesan bosques, arrozales, fincas de caquis o cítricos, caminan por túneles y por carreteras nacionales. El viaje abarca cuatro provincias que simbolizan el viaje interior: despertar, ascetismo, iluminación y nirvana.

En cada templo, el mismo ritual. El peregrino se purifica las manos y la boca con agua de una fuente antes de pasar sucesivamente frente a dos templos. Uno de ellos dedicado a Buda y el otro a Kūkai, para encender una vela, tres varillas de incienso y rezar.

Senyu-ji es el único de los 88 templos que desarrolla la agricultura. Kensho, el maestro de ese templo, sueña con lograr la autosuficiencia alimentaria. También ha estado haciendo campaña, durante más de veinte años, para que la peregrinación sea catalogada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La peregrinación de Shikoku no tiene principio ni fin. Cada peregrino lleva consigo un cuaderno, similar a la Credencial del Camino de Santiago, en el que coloca en cada templo el nombre de este último caligrafiado en negro y tres sellos rojos.

Miguel Cabrera
Author: Miguel Cabrera

Periodista especializado en turismo religioso

©2022 Los Cabrera Comunicación ISSN 2683-8435

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account