fbpx

Las iglesias del Vall de Boí gemas románicas en Cataluña

En noviembre de 2000, nueve iglesias románicas de la Vall de Boí fueron inscritas en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO

En noviembre de 2000, nueve iglesias románicas de la Vall de Boí fueron inscritas en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Estos edificios, notables por la pureza de sus líneas, pero en el corazón de una región aislada, caídos en el olvido durante siglos. Se redescubrieron en 1907 cuando el Instituto de Estudios Catalanes organizó una para fotografiarlos y estudiarlos.

A partir de 1919, a raíz del escándalo causado por la venta de unos frescos, la mayoría de las pinturas originales se trasladaron al Museo Nacional de Arte de Cataluña, en Barcelona. Pero sus fieles reproducciones in situ atestiguan el alto grado de maestría que alguna vez alcanzaron los artistas de la región.

San Félix en Barruera la Capital del Vall de Boi

Iglesia de San Félix de Barruera- Vall de Boi – Crédito: commons.wikimedia.org

La Iglesia de San Félix está ubicada en la localidad de Barruera, capital del Vall de Boí. Se encuentra fuera del centro histórico del pueblo. Los siglos XI y XII están a las claras representados en todos los elementos arquitectónicos del templo. Así, las gracias arquitectónicas de cada siglo permanecen manifestadas en los dos ábsides del templo. Así, el ábside del siglo XI, que está decorado con bandas lombardas y arcos ciegos. El aparejo es irregular y contrario al diseño de piedra del ábside del siglo XII.

La iglesia tiene una sola nave, cubierta con bóveda de cañón, dividida en tres crujías. El coro está marcado por un arco triunfal y dividido en tres por sucesivos saltos que reducen sus dimensiones. Está iluminado por tres bahías estrechas. Al norte hay una imponente capilla lateral con un ábside semicircular que duplica el ábside principal.

Iglesia San Clemente de Taüll

Imponente torre en la Iglesia San Clemente - Vall de Boi
Imponente torre en la Iglesia San Clemente – Vall de Boi

Situada a la entrada de Taüll, la iglesia de Sant Climent es modelo de iglesia románica de planta basilical, campanario, tres naves separadas por columnas, ábside con tres ábsides y cubierta a dos aguas. Es quizás la más notable de todas las iglesias del Valle de Boí. El Pantocrátor de la iglesia de San Climent fue la imagen representativa del románico catalán. Como ocurre con los elementos de las demás iglesias del valle, el original se encuentra en el Museo Nacional de Arte de Cataluña.

Buena parte de la pintura románica original se puede observar gracias al video mapping que se ofrece. De este modo quien llega hasta allí, en un viaje de turismo religioso, se sorprenderá al ver el verdadero templo del siglo XII.

Los frescos en esta iglesia del Vall de Boi

Una gran obra de pintura románica adornaba el ábside principal de la iglesia: un conjunto magistral alrededor de un Pantocrátor de Cristo. La figura, dentro de un marco oval, está sentada y sus pies descansan sobre la Tierra. Con su mano derecha hace un gesto de bendición. Su mano izquierda sostiene un libro abierto, que dice la frase “EGO SUM LUX MUNDI” (Yo soy la luz del mundo), tomada del Evangelio de San Juan. Las letras Alfa y Omega (primera y última letra del alfabeto griego), que aparecen a los lados, indican que es el principio y el final de todas las cosas.

En la parte inferior, a la derecha de Cristo, dos círculos contienen, un ángel, el otro el símbolo del león del apóstol San Marcos. A su derecha hay otro ángel, acompañado por el toro, símbolo del apóstol San Lucas. En la parte superior derecha, el hombre alado simboliza al apóstol San Mateo, mientras que a la izquierda de Cristo un ángel sostiene el águila, símbolo de San Juan.

Ermita de San Quirce de Durro

La pequeña ermita de San Quirce se encuentra a kilómetro y medio del pueblo de Durro, aunque se puede llegar por un camino asfaltado es ideal para caminar. La belleza del templo resalta por el marco natural que lo contiene. Se halla en la montaña homónima, a 1500 metros sobre el nivel del mar. Su ubicación no es aleatoria, pues su posición está asociada al espacio social trabajado por la comunidad de habitantes.

De tamaño pequeño, la Iglesia de San Quirce, en Vall de Boi, data del siglo XII y tiene elementos barrocos. En su interior se puede ver cómo conviven armoniosamente diferentes momentos artísticos: la imagen gótica de San Quirce y Santa Julieta, la copia de la fachada del altar romano y el retablo barroco.

Un elemento particular en la ermita del Vall de Boi

Pintura en Sant Quirc de Durro en el Vall de Boi - Crédito MNAC website
Pintura en Sant Quirc de Durro en el Vall de Boi – Crédito MNAC website

El interior de Sant Quirc de Durro tenía un elemento de primer nivel: el altar frontal, que representa el martirio de San Ciro y Santa Julieta, una gran obra de pintura románica catalana. Se trata de una pintura sobre tabla, organizada en torno a una mandorla (óvalo o almendra en la que se inscriben personajes sagrados) central donde se ubican la madre y el niño, identificados por textos, la composición muestra en cuatro rectángulos las diversas torturas sufridas por San Ciro, que es representado como un adulto, tan alto, si no más, que sus verdugos, de acuerdo con la tradición pictórica hagiográfica de la Edad Media.

En la leyenda “inicial”, San Ciro, de entre tres meses y tres años, tiene la cabeza aplastada en los escalones de la corte, y es Santa Julieta quien sufre varias torturas antes de ser ejecutada. En leyendas posteriores es el personaje de San Ciro quien tiene prioridad y es él quien sufre las torturas.

Cada escena se articula en un ritmo ternario, el personaje del santo (vestido de negro), el caldero, entre dos verdugos simétricos vestidos de rojo, lo hierven con su madre en un caldero. Además, le plantaron clavos en la cabeza (característicos de varias leyendas hagiográficas catalanas) y lo lastimaban con golpes de espada. En otra lo cortan a la mitad. Estas escenas elegidas entre las más espectaculares de las versiones de la leyenda dorada son tratadas con gran sobriedad, en una gama limitada de colores, rojo, verde, amarillo y negro.

Iglesia Santa María de la Asunción de Coll

Crédito: PMR Maeyaert / commons.wikimedia.org La Iglesia de Santa María de la Asunción se encuentra a la entrada del pueblo de Coll.
Crédito: PMR Maeyaert / commons.wikimedia.org

La Iglesia de Santa María de la Asunción se encuentra a la entrada del pueblo de Coll. Es un templo románico del siglo XII, construido con piedra de gres bien tallada. Una vez perteneció a un antiguo monasterio benedictino. En 1110 fue consagrado y ahora forma parte del cementerio.

Como en el resto de iglesias del Vall de Boí, la entrada a la Iglesia de Santa María de la Asunción de Coll está custodiada por una cerradura de hierro forjado que termina en forma de cabeza de animal.

La iglesia consta de una sola nave de tres crujías, cubierta con bóveda de cañón, y un ábside semicircular. Las dos capillas añadidas al lugar de cruz al sur y al norte de la nave le dan un aspecto de planta en forma de cruz latina. La capilla en el lado norte tiene una bóveda de cañón, la capilla en el lado sur instalada en la planta baja del campanario tiene una bóveda sobre ojivas cruzadas del período gótico. Al oeste de la nave hay una galería de madera accesible por una escalera de caracol. El parapeto está decorado con tracerías góticas.

El interior está iluminado por dos pequeños óculos, una ventana redonda de la fachada oeste y una ventana cuadrilobada del ábside, y otra ventana en forma de saetera en la pared sur de la nave. Existen tres cuencas románicas originales: la de agua bendita, la de bautismo y la de aceite.

Iglesia de la Natividad de Durro

 Crédito: PMR Maeyaert / commons.wikimedia.org - Vall de Boi
Crédito: PMR Maeyaert / commons.wikimedia.org – Vall de Boi

Encuadrada en un bello paisaje, la Iglesia de la Natividad se halla Durro y a las claras es uno de los templos con más sortilegio del Vall de Boí los días que nieva. Su edificación es simultánea a las de Boí, Taüll y Erill la Vall, algunos autores aseguran que lo constructores debieron ser los mismos, como ocurre en otros templos del Vall de Boí.

Su monumentalidad es un testimonio contemporáneo de la importancia de la ciudad de Durro en la Edad Media. Así, sorprende el tamaño de la nave, el pórtico, la puerta tallada y el campanario. El templo se reformó del siglo XVI al XVIII. La sacristía barroca y las dos capillas góticas son el resultado de estas reformas. En el interior de la Iglesia de la Natividad, se puede ver la imagen románica de Nicodemo, que fue la primera parte de la escultura del Descenso de la Cruz.

Iglesia San Juan de Boí

La lapidación de San Esteban Crédito: Enfo / commons.wikimedia.org
La lapidación de San Esteban Crédito: Enfo / commons.wikimedia.org

El poblado de Boí atesora la Iglesia de San Juan, frente a la Plaza del Treio. Es el templo que contiene mayor cantidad de elementos arquitectónicos propios del siglo XI, la primera vez que se construyó en el Vall de Boí. La Iglesia de San Juan de Boí tiene planta basilical, al igual que sus contemporáneos Santa María y Sant Climent.

El portal norte de la iglesia está decorado con un fresco que representa una teofanía. En su interior hay un importante conjunto de pinturas, entre ellas la lapidación de San Esteban, los “Juglars” (malabaristas) o figuras del bestiario medieval y una curiosa figura de un hombre lisiado, o el dragón de siete cabezas que representa el Mal. Cabe destacar que los colores de las copias son mucho más vivos que los de los originales conservados en Barcelona.

Para darle un aspecto similar al del siglo XII, durante la última restauración se realizaron copias de los fragmentos de pintura mural que hoy se conservan en el MNAC. De esta manera puede ver cómo era originalmente esta iglesia.

Iglesia Santa María de Cardet – Vall de Boi

Frente del Altar de esta iglesia en el Vall de Boi - Crédito Ángel M. Felicísimo / commons.wikimedia.org
Frente del Altar de esta iglesia en el Vall de Boi – Crédito Ángel M. Felicísimo / commons.wikimedia.org

En el pueblo de Cardet se halla la Iglesia de Santa María de les Cabanasses. Allí se realizaron algunas reformas en el siglo XVIII. Para encontrarla hay que andar hasta la ladera de una montaña, al finalizar el pueblo. Por ello, este ábside es más alto que los de las otras iglesias del Valle de Boí, y también es uno de los más espectaculares.

Dentro de la iglesia hay una cripta, la única en todo el valle. El campanario resalta respecto al resto de las iglesias del Vall de Boi, esto es porque tiene innovaciones barrocas que modificaron su estilo original. La última restauración dejó el interior de la iglesia tal y como estaba a principios del siglo XX.

El frente del altar está fechado en la segunda mitad del siglo XIII y fue creado en un taller en Ribagorce (Huesca). Se trata de un panel de madera donde, sobre el fondo de una decoración de estuco se pintan escenas al temple. En el centro se representa una Virgen con el Niño rodeada por un mandorla . En las esquinas de este, vemos el tetramorfo que simboliza a los Evangelistas. Las otras escenas representan episodios de la vida de la Virgen, en la parte superior izquierda la  Anunciación y la Visitación, en la parte superior derecha la Natividad y adoración de los pastores, en la parte inferior izquierda la Adoración de los Magos y en la parte inferior derecha la Masacre de los Inocentes y la Huida a Egipto .

Iglesia Santa María de Taüll – Vall de Boi

Ábside central en la Iglesia de Santa María el Vall de Boi - Crédito Par Enfo / commons.wikimedia.org
Ábside central en la Iglesia de Santa María el Vall de Boi – Crédito Par Enfo / commons.wikimedia.org

La Iglesia de Santa María está en el centro del pueblo de Taüll, a diferencia de la Iglesia de San Climent, que está en la entrada. La Iglesia de Santa María el Vall de Boi se consagró el 1 de diciembre de 1123 y sólo un día después se consagró la Iglesia de San Climent. Esto refleja la magnitud de los recursos que los Señores de Erill dedicaron al Vall de Boí a principios del siglo XII. También es la única iglesia del valle donde la población se instala a su alrededor.

Entre 1919 y 1923, todas las pinturas murales románicas interiores fueron transportadas a Barcelona, como ocurrió con otros templos del valle. Sin embargo, hoy podemos ver una reproducción del ábside central, escena en la que predomina la Epifanía con el Niño Jesús en el regazo de la Virgen María, mientras los Reyes Magos mantienen una actitud de ofrenda.

Iglesia Santa Eulalia de Erill-la-Val

Cementerio y arcadas en Santa Eulalia - Crédito Enfo / commons.wikimedia.org
Cementerio y arcadas en Santa Eulalia – Crédito Enfo / commons.wikimedia.org

Otra de las iglesias correspondientes al arte románico lombardo en el Val de Boí es la Iglesia de Santa Eulalia, ubicada en Erill-la-Vall. Aquí encontrarás uno de los mejores campanarios del valle. La esbelta torre tiene seis metros de altura y es de planta cuadrada. Tiene la decoración característica del románico lombardo, a saber, frisos de dientes de engranaje y arcos ciegos. Al igual que el campanario de las iglesias de Sant Climent de Taüll y San Juan de Boí, este sirvió para vigilar el territorio.

En la iglesia de Santa Eulalia de Erill-la-Vall se encuentra una copia de la escultura en madera de álamo del Descenso de la Cruz. Es el único del taller de Erill que aún está intacto. Las figuras representan a Cristo, Nicodemo, José de Arimatea, María con Juan el Bautista y dos ladrones. Los originales se pueden ver en el Museo de Arte de Cataluña y en el Museo Episcopal de Vic.

Estas esculturas están vinculadas a un momento de esplendor del imaginario en Cataluña que se produjo en el siglo XII, llegando a la época del gótico. Gran parte de estas obras fueron descubiertas en los Pirineos, en gran parte gracias al mecenazgo de la Baronía de Erill hacia 1104 y 1126. Junto a la difusión de estas esculturas de madera, los frescos también se llevaron a cabo en el interior de las iglesias., Como en las dos iglesias ubicadas en Taüll.

Si has llegado hasta aquí…

…te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por este artículo, como sí ocurre en muchos otros medios. Por eso tu apoyo económico es más necesario que nunca. Creemos que el turismo religioso debe ser difundido. Si tú también lo crees, haz que sigamos siendo posibles. Dona el precio de un café para que podamos seguir comunicando, ¡muchas gracias!

Miguel Angel Garcia Mene
Author: Miguel Angel Garcia Mene

Entusiasta amante del turismo religioso en España

©2021 Los Cabrera Comunicación ISSN 2683-8435

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account