fbpx

Chalma, por qué hay cruces en sus cerros

La ciudad de Chalma se encuentra a un lado del santuario y ha crecido como su sombra. Está rodeado de acantilados coronados por cruces, algunas de más de siete metros de altura, que se colocaron allí para asustar a los malos espíritus.

Veinticinco kilómetros al oeste de Cuernavaca, en México, se encuentra el sitio sagrado precolombino de Chalma. Si bien su historia temprana está envuelta en mitos, parece que cuando los frailes Agustinos visitaron por primera vez la zona a mediados de 1530, se enteraron de que los naturales estaban peregrinando a una cueva sagrada con el nombre de Chalma. Los peregrinos caminaban durante días por las montañas circundantes, con flores en el pelo y llevando quemadores de incienso, con el fin de hacer ofrendas a una estatua de Ozteotl, el Señor Oscuro de la Cueva.

Se decía que esta estatua era una piedra grande, del tamaño de un hombre, negra y cilíndrica con fama de tener poderes curativos mágicos. La deidad se identificaba el destino humano o de la noche, a veces tomando la forma de un jaguar, o con el dios de la guerra, dependiendo de las diferentes tradiciones orales de los pueblos originarios. Los peregrinos que llegaban se bañaban en un río alimentado por un manantial sagrado y bebían agua bendita antes de entrar en la cueva.

El redescubrimiento de la Cueva de Chalma

Cuando los frailes llegaron a la cueva para ver la estatua de piedra, encontraron flores y otros regalos, así como evidencia de sacrificio de sangre. En 1539, Nicolás de Perea dio un sermón a los nativos, predicando los males de la adoración de ídolos y el sacrificio de la sangre. Cuando los frailes regresaron a la cueva tres días después, estaba limpia y encalada. Las flores todavía estaban allí, pero la imagen de Ozteotl estaba en pedazos en el suelo. En su lugar había una imagen a tamaño natural de un Cristo oscuro en la cruz. Al ver esto, los naturales habrían caído en “una ola de piedad apostólica” y así comenzó la conversión de los nativos en esta región.

Según otra versión, dos frailes que llegaron a la cueva poco después de la invasión española destruyeron el ídolo. Regresaron con una cruz de madera para ponerla en ese lugar pero milagrosamente, según cuenta la leyenda, ya había un crucifijo con un Cristo negro y la entrada estaba llena de exquisitas flores. Otras fuentes dicen que los frailes agustinos esculpieron la piedra arcaica en la forma de Jesucristo.

Nace el Santuario

En poco tiempo, la entrada de la cueva se amplió y un santuario fue dedicado a San Miguel. La imagen de Cristo permaneció allí durante 143 años. En 1683 se deriva a una iglesia especialmente consagrada para su culto, que se convirtió en el primer santuario de Chalma. A este nuevo templo se le dio el nombre oficial de El Convento Real y Santuario de Nuestro Señor Jesucristo y San Miguel de las Cuevas de Chalma bajo la protección de Carlos III de España. En 1830 el santuario fue renovado. A partir de mediados del siglo XVI se construyeron albergues para alojar a los peregrinos. La imagen original de Cristo de Chalma fue destruida por un incendio en el siglo XVIII y la imagen que se venera hoy en día fue modelada con sus restos.

Peregrinaje a Señor de Chalma

Los peregrinos llegan a Chalma a tiempo para un abundante desayuno y misa temprana y luego se relajan un rato en pequeñas plazas alrededor de la iglesia antes del viaje a casa. En la parte posterior de la iglesia, detrás del monasterio fluye un arroyo, donde la gente todavía se baña en agua del mismo manantial que alimentaba la cueva de Ozteotl.
Peregrinos de camino a Chalma

Miles de peregrinos católicos acuden al sitio durante todo el año para dar gracias por las oraciones contestadas o para pedir deseos. Mientras que algunas otras peregrinaciones mexicanas implican autoflagelación y sufrimiento, con penitentes caminando de rodillas sangrantes, los peregrinos a Chalma oran a través del baile. Hoy en día toman una ruta a través de Cuernavaca, luego cortan a través de carreteras secundarias y continúan a campo traviesa hasta Chalma. Muchos caminan la última etapa de su viaje por la noche, la luz brillante de sus antorchas y velas serpenteando un sendero mágico arriba y abajo de los profundos barrancos. Las mujeres llevan bebés pequeños; los viejos esperan una cura milagrosa; y los jóvenes buscan una aventura. Llevan flores, tal como lo hacían sus antepasados y muchos se arrastran de rodillas para la parte final de su viaje.

Los peregrinos llegan a Chalma a tiempo para un abundante desayuno y misa temprana y luego se relajan un rato en pequeñas plazas alrededor de la iglesia antes del viaje a casa. En la parte posterior de la iglesia, detrás del monasterio fluye un arroyo, donde la gente todavía se baña en agua del mismo manantial que alimentaba la cueva de Ozteotl. Aquí hay una pared, abarrotada de pinturas simples, fotos, mechones de cabello y otros homenajes personales exhibidos como agradecimiento por los milagros concedidos.

Un templo barroco en Chalma

Al entrar en la encantadora iglesia barroca, los peregrinos encienden una vela y colocan un milagro (pequeño talismán de metal) en una caja antes del altar. El mayor número de peregrinos hacen el viaje de Cuaresma para recibir las cenizas en la misa del Miércoles de Ceniza. Así como los adherentes a Nuestra Señora de Guadalupe son llamados Guadalupanas, los devotos del culto de Nuestro Señor de Chalma se llaman con orgullo Chalmeros.

Hablemos de Chalma

A este nuevo templo se le dio el nombre oficial de El Convento Real y Santuario de Nuestro Señor Jesucristo y San Miguel de las Cuevas de Chalma bajo la protección de Carlos III de España. En 1830 el santuario fue renovado.
Vista del Santuario del Señor de Chalma

La ciudad de Chalma se encuentra al sureste del Estado de México, en el municipio de Malinalco. Se halla a una distancia de 95 kilómetros de la Ciudad de México y a 65 de la Ciudad de Toluca. Está rodeada de acantilados coronados por cruces, algunas de más de siete metros de altura, que se colocaron allí para asustar a los malos espíritus. Cada cruz pertenece a un grupo de devotos. Cada año son llevados al atrio, pintados y ornamentados y luego retomados. Cuando la cruz se coloca en la cima de la colina, sus bailarines bailan alrededor de ella, y pasan la noche guardándola, cantando e iluminando luces artificiales. El santuario ha generado trabajo en la comunidad.

Cerca de Chalma hay un enorme ciprés de 1100 años de antigüedad llamado Ahuehuete, que significa “anciano del agua” en náhuatl, una lengua nativa del centro de México. De debajo de las raíces del árbol fluye un manantial sagrado muy venerado. En las ramas del árbol, los peregrinos colocan notas y artículos que reflejan sus oraciones. También pequeñas bolsas con los cordones umbilicales del bebé recién nacido para dar gracias por un parto exitoso. Las mujeres recolectan agua del manantial y la vierten sobre sus cuerpos con la esperanza de volverse fértiles. En una expresión de espíritu alegre, muchos peregrinos usan coronas de flores y bailan mientras ofrecen oraciones.

Qué se celebra en Chalma

A lo largo del año, hay trece fechas importantes para las celebraciones: Epifanía (6 de enero), Miércoles de Ceniza. El primer viernes de Cuaresma, Semana Santa (Pascua), Pentecostés, Día del Señor de Chalma (1 de Julio), 28 de agosto (día de San Agustín), 29 de septiembre (día de San Miguel Arcángel) y Navidad.

Seguir Leyendo

La Iglesia Cueva en Antiokheia, ¿Cuál es su secreto?

San Luis Obispo de Tolosa ¿de que hablamos?

Link de Interés

Mas información clic aquí

Si has llegado hasta aquí…

… te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por este artículo, como sí ocurre en muchos otros medios. Por eso tu apoyo económico es muy necesario. Creemos que el turismo religioso debe ser difundido. Si tú también lo crees, haz que sigamos siendo posibles. Dona el precio de un café para que podamos seguir comunicando, ¡muchas gracias!

Renuncia:TURISMORELIGIOSO.TRAVEL no reclama ningún crédito por las imágenes que aparecen en nuestro sitio a menos que se indique lo contrario. Todo el contenido visual está protegido por derechos de autor de sus respetuosos propietarios. Intentamos enlazar a fuentes originales siempre que sea posible. Si posee los derechos de cualquiera de las imágenes y no desea que aparezcan en TURISMORELIGIOSO.TRAVEL, póngase en contacto con nosotros y se eliminarán de inmediato. Creemos en proporcionar una atribución adecuada al autor, artista o fotógrafo original.

Horacio Espinosa
Author: Horacio Espinosa

Casado con Andrea y padre de dos hijos. Analista de Sistemas pero salesiano por sobre todas las cosas. Siempre nos apasionó viajar y desde hace algún tiempo atrás nos hemos convertido en peregrinos. Peregrinar es una opción que consiste en caminar con fe y corazón permeable a lugares santos, por lo que uno puede andar así por su propia ciudad y sin necesariamente moverse muchos kilómetros. Dios me hizo este regalo y lo comparto con ustedes.

©2022 Los Cabrera Comunicación ISSN 2683-8435

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account