fbpx

Cuáles son los Monasterios de la Orden de San Benito en Brasil

La Orden de San Benito en Brasil posee lugares cargados con mas de 400 años de historia, lugares para hospedarse y encontrar la paz interior

La Orden de San Benito se estableció en Brasil en el siglo XVI, con monjes provenientes de la Congregación Benedictina de Portugal. El primer monasterio fundado fue el de São Sebastião, en Bahía, en 1582. Luego, los monasterios de Olinda entre 1586 y 1592, Río de Janeiro en 1590 y São Paulo en 1598. Los monasterios benedictinos de Brasil, constituidos en la Provincia de la Congregación Benedictina Portuguesa, tuvieron su apogeo en los siglos XVII y XVIII, con muchas vocaciones provenientes tanto de Portugal como nativas.

Mucho padecieron los monjes de la Orden de San Benito por la indiferencia en algunos casos o las prohibiciones en otros. Lo cierto es que en la actualidad quien haga turismo religioso en Brasil podrá deleitarse con estas abadías abiertas a todo el público. Además, en algunas de ellas, se pueden comprar exquisiteces realizadas por los monjes y realizar retiros en sus hospederías (utiliza el botón de Sitio Oficial para averiguar sobre ellas).

Arquiabadia de São Sebastião da Bahia – Orden de San Benito

El Monasterio de Bahía es el más antiguo de América. Como dijimos los primeros monjes de la Orden de San Benito, procedentes de Portugal, llegaron allí en 1582, 33 años después de la fundación de la ciudad de Salvador. Se les asigno una parcela en la cima de un cerro, junto a la ciudad vieja, donde ya estaba construida, por los jesuitas, una pequeña ermita de San Sebastián. Los benedictinos encontraron en Salvador de Bahía una generosa acogida que dio lugar a numerosas vocaciones, permitiendo en pocos años la fundación de nuevos monasterios en Pernambuco, Río de Janeiro, San Pablo, entre otros. La majestuosa iglesia del monasterio fue elevada a la categoría de Basílica Menor de São Sebastião por el Papa San Juan Pablo II en 1982.
Visita guiada en la Arquiabadia de São Sebastião da Bahia – Orden de San Benito

El Monasterio Benedictino de Bahía es el más antiguo de América del Sur. Como dijimos los primeros monjes de la Orden de San Benito, procedentes de Portugal, llegaron allí en 1582, 33 años después de la fundación de la ciudad de Salvador. Se les asigno una parcela en la cima de un cerro, junto a la ciudad vieja, donde ya estaba construida, por los jesuitas, una pequeña ermita de San Sebastián. Los benedictinos encontraron en Salvador de Bahía una generosa acogida que dio lugar a numerosas vocaciones. De ese modo, en pocos años pudieron fundar nuevos monasterios en Pernambuco, Río de Janeiro, San Pablo, entre otros. La majestuosa iglesia de la abadía fue elevada a la categoría de Basílica Menor de São Sebastião por el Papa San Juan Pablo II en 1982.

Los monjes de la Orden de San Benito en Bahía guardan cinco mil piezas de gran valor histórico. Este patrimonio está formado por obras sagradas acumuladas a lo largo de más de 400 años de existencia. Óleos, piezas de porcelana y cristal, un conjunto de esculturas, imaginería, piezas de oro y plata y vestiduras, así como muebles realizados a lo largo de los siglos XVII, XVIII y XIX. Además de lunes a viernes a las 7:00 y a las 12:20 am se puede asistir a misas con cantos gregorianos. Las mismas se repiten los sábados a las 7:00 y los domingos a las 10:00.

Basilica e Mosteiro de São Bento, Olinda – Orden de San Benito

Oficio Religioso en la Basilica do São Bento, Olinda – Orden de San Benito

La constitución del Monasterio de São Bento y su iglesia anexa se remontan a la conquista portuguesa en Brasil. El primer monasterio estuvo listo en 1599. Pero se destruyó cuando en 1631 se desató un incendio, que consumió gran parte de la ciudad, provocado por una la invasión holandesa. La proximidad al mar y la posición estratégica en relación con el diseño urbano portugués permite al visitante una perspectiva pintoresca del paisaje único de Olinda. La casa que compone uno de los objetivos de la fachada principal del templo, con el cielo y el mar como fondo de una pintura, hacen de este escenario un raro ejemplo en el noreste de Brasil

El monasterio pronto fue reconstruido, volviendo a funcionar en 1656 y posteriormente se amplió. En sus diversos espacios internos se pueden apreciar muchas piezas de alto valor artístico. Tales como: cenefas de talla doradas y en palo de rosa, pinturas de episodios de la vida de San Benito, retratos de antiguos abades y maestros de la Orden Benedictina en el país, además del bello mobiliario. Además, en su claustro están enterrados varios monjes de la Orden de San Benito que vivían en la abadía. La Basílica del Monasterio está abierta para la visita de fieles y turistas de 5:30 a 20:00 durante la semana. En la tienda, abierta todos los días, fines de semana y festivos en horario comercial, se vende licores elaborados con maracuyá, kiwi, limón siciliano. Tres variedades de cerveza artesanal, panes y artículos religiosos devocionales y del carisma benedictino.

Abadia de Nossa Senhora do Monserrate, Rio de Janeiro

Años después de la fundación de Río de Janeiro, los monjes de la Orden de San Benito llegados al lugar recibieron tierras para la construcción de un monasterio. Con la venta de los productos elaborados por los sacerdotes sumado al apoyo de la feligresía se planeó el proyecto de la abadía.

En la actualidad todos los domingos hay una misa acompañada de música de órgano y cantos gregorianos. Por cierto, el templo tiene un antiguo órgano hecho en 1773. Para los turistas el monasterio está abierto todos los días, la entrada es gratuita. Los servicios tienden a estar abarrotadas por lo que se recomienda que los visitantes lleguen temprano o consulten en el sitio oficial por las medidas de aforo. El monasterio cuenta regularmente con actuaciones de orquestas y grupos musicales de cámara.

El Monasterio de São Bento do Rio de Janeiro ofrece una gran hospedería, con capilla, 28 habitaciones individuales con baño, auditorio con capacidad para 100 personas, cafetería con su propio de servicio, además de ambientes climatizados y ascensor.

Basílica Nossa Senhora da Assunção – Mosteiro de São Bento, San Pablo

La fundación del Monasterio de São Bento se remonta a finales del siglo XVI, o más precisamente, al 14 de julio de 1598. Según la documentación de la época, dos porciones de tierras serían las bases de la fundación benedictina en un pequeño pueblo.
Coro de la Basílica Nossa Senhora da Assunção, San Pablo – Orden de San Benito

La fundación del Monasterio de São Bento en San Pablo se remonta a finales del siglo XVI, o más precisamente, al 14 de julio de 1598. Según la documentación de la época, dos porciones de tierras serían las bases de la fundación benedictina en ese naciente pueblo.

Lo primero que se construyó fue una pequeña ermita bajo la advocación de São Bento. En enero de 1650 se colocó la primera piedra para la construcción del Monasterio. De este período datan las imágenes de San Benito y Santa Escolástica que vemos hoy en la basílica actual.

El terreno cedido a São Bento fue el mejor ubicado, después del Colégio dos Jesuítas, estando exactamente en la cima de la elevación, entre las aguas de Anhangabaú y Tamanduateí, cubriendo por un lado el Valle de Anhangabaú.

Transformación del siglo XX

Con el inicio del siglo XX comienza una transformación significativa en el predio del Monasterio. Así, en 1903, aparece el Colégio de São Bento. Poco después, en 1908, fundó la Facultad de Filosofía, que sería la primera en Brasil. En 1911 instala la primera abadía de monjas benedictinas de Sudamérica, el Monasterio de Santa María.

En 1910 se inició la nueva construcción, según un proyecto del arquitecto alemán Richard Berndl. Cuatro años después, en 1914, se completó el conjunto benedictino que hoy conocemos, que alberga la Basílica de Nuestra Señora de la Asunción, el Monasterio y el Colegio de São Bento, un hito histórico, cultural y turístico de gran importancia para la ciudad de San Pablo y para Brasil.

Orden de San Benito – Priorado Conventual de São Bento, Pernambuco

Sus monjes de la Orden de San Benito se dedican principalmente al trabajo en la huerta, estudio, hospedería, retiros y asistencia a habitantes de barrios marginales. Las actividades de la posada y la venta de productos de la huerta son las principales fuentes de ingresos para el mantenimiento de la comunidad.
Patio interior del Priorado Conventual de São Bento, Pernambuco – Orden de San Benito

El Monasterio de São Bento de Garanhuns fue fundado el 3 de abril de 1940. Posteriormente se transformó en Priorato dependiente de la Abadía de Olinda en 1980. Más tarde se erigió como Priorato Conventual el 12 de mayo de 1986, en la Diócesis de Garanhuns.

Los monjes de la Orden de San Benito se dedican principalmente al trabajo en la huerta y al estudio. Además, posee hospedería para retiros y brindan asistencia a habitantes de barrios marginales. Las actividades de la posada y la venta de productos de la huerta son las principales fuentes de ingresos para el mantenimiento de la comunidad.

Priorado Conventual da Ressurreição, Ponta Grossa

Este Monasterio de la Orden de San Benito posee una hospedaría utilizada por quien hace turismo religioso que anhelan efectuar retiros espirituales en una zona donde puedan regocijarse del acompañamiento espiritual, la oración litúrgica y el silencio.
Jardines del Priorado Conventual da Ressurreição, Ponta Grossa – Orden de San Benito

El Monasterio se ubica en Ponta Grossa, en el estado de Paraná, retirado 12 km de la zona urbana. Nace a partir de la voluntad diez monjes provenientes del Monasterio de San Benito de la ciudad de San Pablo. Lo fundan dedicado al misterio de la Resurrección del Señor el 30 de junio de 1981, en la Diócesis de Ponta Grossa. Inicialmente se instalaron en un sitio de preservación ambiental, el Santuario Madre de la Divina Gracia.

El sostén del Monasterio procede de la elaboración de velas litúrgicas, CD de canto gregoriano. También la producción de incienso, productos panificados y de la impresión de libros que son vendidos en todo el país.

Este Monasterio de la Orden de San Benito posee una hospedaría utilizada por quien hace turismo religioso. Aquellos peregrinos que anhelan efectuar retiros en una zona donde puedan regocijarse del acompañamiento espiritual, la oración litúrgica y el silencio.

Priorado Conventual da Santa Cruz, Brasilia

Tan pronto como llegaron a Brasilia, los monjes de la Orden de San Benito fundadores pasaron algún tiempo con los salesianos, que poseen una casa al lado de los terrenos del monasterio. Luego se instalaron en un monasterio temporal, construido en madera, hasta la construcción del edificio actual.
Presbiterio del Priorado Conventual da Santa Cruz, Brasilia – Orden de San Benito

Desde la construcción de Brasilia, se consideró la fundación de un monasterio benedictino en la nueva capital federal. Pero esto sólo sucedió, oficialmente, el 14 de julio de 1987, por la Abadía de San Benito de Olinda.

Tan pronto como llegaron a Brasilia, los monjes de la Orden de San Benito pasaron algún tiempo con los salesianos, que poseen una casa al lado de los terrenos del monasterio. Luego se instalaron en un templo construido en madera, hasta la construcción del edificio actual.

El sustento es básicamente a partir de los ingresos generados por la hospedería donde se hacen retiros grupales e individuales. También de la venta de panes, pasteles, galletas, licores producidos por monjes de la Orden de San Benito.

Si has llegado hasta aquí…

…te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por este artículo, como sí ocurre en muchos otros medios. Por eso tu apoyo económico es más necesario que nunca. Creemos que el turismo religioso debe ser difundido. Si tú también lo crees, haz que sigamos siendo posibles. Dona el precio de un café para que podamos seguir comunicando, ¡muchas gracias!

Crédito de las fotos: sitios oficiales de los monasterios de la Orden de San Benito

Julio Gaggino
Author: Julio Gaggino

Peregrino amante del turismo religioso en Brasil

©2022 Los Cabrera Comunicación ISSN 2683-8435

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account