fbpx

Los secretos mejor guardados en el complejo de Santa Inés

Basílica de Santa Inés Extramuros

¿Dónde está enterrada Santa Inés? Santa Inés, protectora de vírgenes, novias y de la Orden de la Santísima Trinidad (cuyos miembros, llamados trinitarios, se dedicaban a la redención de esclavos) está enterrada en Roma, en las catacumbas que llevan su nombre. Allí la princesa Santa Constanza de Roma (Constantina en latín), hija del emperador Constantino I y su esposa Fausta, construyó el complejo monumental denominado Santa Inés Extramuros, conocido por los espléndidos mosaicos del Mausoleo de Santa Constanza. En esta nota te revelamos todo para que lo sepas antes de hacer un viaje de turismo religioso en Italia.

La Basílica Constantiniana de Santa Inés

ista aérea de la Basílica Constantiniana de Santa Inés y el mausoleo de Santa Constanza Crédito santagnese.org
Vista aérea de la Basílica Constantiniana de Santa Inés y el mausoleo de Santa Constanza Crédito santagnese.org

El primer edificio, en orden cronológico, del complejo monumental de Santa Inés, es la Basílica Constantiniana, de la que hoy solo sobreviven unas pocas ruinas, visibles desde la parte posterior del complejo, o desde la Piazza Annibaliano.

Originalmente era un gran cementerio cubierto, construido por Constanza de Roma en una parcela familiar. Se halla cerca del lugar de entierro de la mártir Santa Inés, de quien Constanza era devota debido a una curación, luego de la cual se convirtió al Cristianismo. Fue el período en el que Constantina residió en Roma después de la muerte de su esposo Annibaliano.

Edificios como la Basílica Constantiniana de Santa Inés, en particular, deben ponerse en estrecha relación con el culto cristiano de los muertos, especialmente los mártires. Por lo tanto, debemos suponer que el suelo estaba cubierto de tumbas de fieles locales y que los únicos otros usos eran banquetes fúnebres con motivo de entierros y una misa anual, en el aniversario del mártir. Así que, algo muy diferente de lo que se entiende hoy por basílica cristiana.

#TinesQueLeer: Roma, descubre estas gemas ocultas

Datos curiosos de la Basílica Constantiniana de Santa Inés

Dentro de la nave central, en el ábside, había una sala de 5,70 metros de ancho, en mampostería, de función incierta. Según algunos, podría ser el verdadero lugar de entierro de Constanza de Roma. El edificio estaba supuestamente rodeado por otras tumbas y mausoleos, incluido el que aún sobrevive hoy de la princesa imperial. Alrededor había plantaciones y viñedos, siendo la zona alejada de la ciudad.

El Mausoleo de Santa Constanza

Mausoleo de Santa Constanza, es en planta circular cubierta con una cúpula Crédito settemuse.it
Mausoleo de Santa Constanza, en planta circular cubierta con una cúpula Crédito settemuse.it

El mausoleo de Santa Constanza es una de las piedras angulares de la arquitectura antigua tardía. Entre los primeros ejemplos conservados (junto con el Baptisterio de Letrán) de un edificio cristiano con planta central con un deambulatorio.

A pesar de estar parcialmente privado de su esplendor primitivo, aún conserva una extraordinaria grandeza y encanto, que también lo convierten en uno de los lugares preferidos por las parejas romanas para bodas religiosas.

El edificio estaba estrechamente integrado con la basílica. El nártex que constituye la entrada, con ábside a los lados, fue injertado en la nave lateral de la basílica y por lo tanto el mausoleo se encontraba transversalmente en eje con la propia basílica.

#TienesQueLeer: La iglesia subterránea en Coober Pedy

Datos curiosos del Mausoleo de Santa Constanza

El interior, del Mausoleo de Santa Constanza, es en planta circular cubierta con una cúpula, rodeada por un deambulatorio, y separada de ella por 12 pares de columnas de granito. Todas desnudas, es decir, obtenidas de un edificio anterior de la época romana. Los capiteles de las columnas están unidos dos por dos por troncos de arquitrabe (pulvini) dispuestos radialmente, de modo que crean movimientos centrífugos y centrípetos que acompañan desde la penumbra del deambulatorio hasta el espacio central brillante.

El deambulatorio está cubierto con una bóveda de cañón, decorada con magníficos mosaicos del siglo IV. En él se observan temas paganos adaptados a la tradición cristiana. En los dos nichos principales, colocados en el centro de las curvas laterales, dos escenas de mosaico de finales del siglo IV dan testimonio de la primacía de la iglesia de Roma sobre el cristianismo: la Entrega de las llaves y la Entrega del rollo de la Ley a San Pedro.

La Basílica Honoraria de Santa Inés

Ábside de la Basílica de Santa Inés donde se pueden apreciar los mosaicos en la cúpula Crédito passeggiandoconsilvia.it
Ábside de la Basílica de Santa Inés donde se pueden apreciar los mosaicos en la cúpula Crédito passeggiandoconsilvia.it

La actual Basílica de Santa Inés es el resultado de una serie de transformaciones y restauraciones que se han producido a lo largo de los siglos. Inicialmente era una basílica construida por el Papa Honorio I, de la que aún conserva la mayoría de los personajes.

A la hora de su construcción se debió tener en cuenta el cuerpo de Santa Inés enterrada en una catacumba, que ponía muchos límites al acceso de los peregrinos. Por otro lado la voluntad de no retirar el cuerpo objeto de veneración.

Para ello se construyó una basílica subterránea, de modo que el piso estuviera al nivel de la tumba objeto de culto, excavando parte de la colina. Por su parte a la entrada se podía llegar por medio de una escalera. En el nivel superior, se construyó una galería que corría por tres lados, en correspondencia de las dos naves laterales y el nártex, que era interno. La galería permitía el acceso al interior de la basílica incluso a aquellos que no podían caminar por las escaleras También permitió tener espacio adicional en los días de particular afluencia.

#TienesQueLeer: Por qué Juli es la Pequeña Roma de América

Datos Curiosos de la Basílica de Santa Inés Extramuros

El suelo, de la Basílica de Santa Inés, de mosaico del tipo cosmatesco de la nave central, admirado por su esplendor y descrito por autores del siglo XVI, fue sustituido en 1728 por una planta de ladrillo, que en 1855 fue a su vez sustituida por un suelo realizado por Pío IX con los mármoles adelantados por el nuevo suelo de la basílica de San Pablo.

El interior de la Basílica de Santa Inés estaba adornado con pinturas en los siglos XII/XIII, XIV, XVII y XIX. Los frescos medievales se han perdido casi por completo, especialmente debido a las obras del siglo XVII, pero el aspecto actual de la basílica está determinado casi en su totalidad por las pinturas realizadas alrededor de 1856 por el Papa Pío IX.

Las catacumbas de Santa Inés

Catacumbas de Santa Inés Crédito santagnese.org
Catacumbas de Santa Inés Crédito santagnese.org

El nacimiento y posterior desarrollo de este cementerio subterráneo están ligados al martirio de la joven Santa Inés, durante una de las persecuciones anticristianas del siglo III. El cuerpo de Inés se enterró en un túnel en el primer piso de un cementerio cristiano ya existente en la ladera de la colina, en el primer tramo de la Vía Nomentana, a 6 metros de profundidad en comparación con el nivel actual de la calle.

Del culto a Santa Inés practicado en su tumba queda, como primer testimonio en orden cronológico, un pluteum de mármol que lleva en el centro la figura de Santa Inés orando vestida con una amplia túnica blanca abierta en los laterales como la que llevaban los romanos. El pluteum es ahora visible amurallado al pie de la escalera que conduce al nártex de la basílica.

Si has llegado hasta aquí…

… te habrás dado cuenta de que no has tenido que pagar por este artículo, como sí ocurre en muchos otros medios. Por eso tu apoyo económico es muy necesario. Creemos que el turismo religioso debe ser difundido. Si tú también lo crees, haz que sigamos siendo posibles. Dona el precio de un café para que podamos seguir comunicando, ¡muchas gracias!

Renuncia:TURISMORELIGIOSO.TRAVEL no reclama ningún crédito por las imágenes que aparecen en nuestro sitio a menos que se indique lo contrario. Todo el contenido visual está protegido por derechos de autor de sus respetuosos propietarios. Intentamos enlazar a fuentes originales siempre que sea posible. Si posee los derechos de cualquiera de las imágenes y no desea que aparezcan en TURISMORELIGIOSO.TRAVEL, póngase en contacto con nosotros y se eliminarán de inmediato. Creemos en proporcionar una atribución adecuada al autor, artista o fotógrafo original.

Crédito de la imagen de la portada de Los secretos mejor guardados en el complejo de Santa Inés santagnese.org

Maria Cristina Napolitano
Author: Maria Cristina Napolitano

María es guía local con una licencia oficial de la región de Campania

©2022 Los Cabrera Comunicación ISSN 2683-8435

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account